viernes, 18 de enero de 2019

Epílogo (267)

Este libro ha sido lectura obligatoria para cualquier estudiante serio de la teoría evolucionista neodarwinista desde que apareció por primera vez en 1982, y uno de los efectos sorprendentes al releerlo hoy es que ofrece una instantánea del ritmo glacial de la crítica. Stephen Jay Gould y Richard Lewontin en los Estados Unidos, y Steven Rose en el Reino Unido, han advertido al mundo sobre el 'determinismo genético' que supuestamente se levanta amenazante a partir de la perspectiva de la biología de Dawkins, y aquí en el Capítulo 2 encontraremos las críticas más recientes ya fácilmente refutadas en su totalidad. Podría pensarse que en casi veinte años sus oponentes habrían atacado con un ángulo nuevo, una nueva grieta en la que podrían abrir una brecha subversiva o dos, pero, como Dawkins señala en otro contexto en el que no ha habido una evolución, 'aparentemente no hay variación disponible para seguir mejorando en su pensamiento'. ¡Cuánto más satisfactorio, cuando te enfrentas a la tarea de responder a tus críticos más vehementes, ser capaz simplemente de publicar lo que has dicho sobre el tema hace muchos años!

¿Qué es este espantoso 'determinismo genético'? Dawkins (pág. 10) cita una definición de 1978 por Gould: 'Si estamos programados para ser lo que somos, entonces estos rasgos son ineluctables. Podemos, como mucho, canalizarlos, pero no podemos cambiarlos ya sea por voluntad, educación o  cultura'. Pero si éste es el determinismo genético -y no he visto que se haya revisado seriamente la definición por los críticos- entonces Dawkins no es determinista genético (y tampoco lo es E.O. Wilson, o, por lo que yo sé, ningún
conocido sociobiólogo o psicólogo evolutivo). Como muestra Dawkins, en un análisis filosófico impecable, la idea completa de la 'amenaza' de determinismo 'genético' (o de cualquier otro tipo) está tan mal concebida por aquellos que blanden el término que sería una broma de mal gusto si no fuera un escándalo. Dawkins no sólo refuta los cargos en el Capítulo 2; diagnostica las fuentes probables de las confusiones que hacen de este un cargo tan tentador, y como señala, 'Hay un afán desenfrenado por malinterpretar'. Es triste decirlo, pero tiene razón.

No todas las críticas al pensamiento neodarwinista son tan espurias. Según los críticos, el pensamiento adaptacionista es seductor; es muy fácil confundir una
historia ad hoc sin base con un  argumento evolutivo serio. Esto es cierto, y Dawkins expone hábilmente una y otra vez en este libro  la tentación de líneas argumentales que se salen de la realidad de una manera u otra (para algunos ejemplos sorprendentes, ver págs. 72, 76, 155, 263). En la pág. 38, Dawkins apunta la cuestión muy importante de que un cambio en el ambiente puede no sólo cambiar la tasa de éxito de un efecto fenotípico; ¡puede incluso cambiar el efecto fenotípico completo! Esto en cuanto a la acusación estándar, y ​​aburridamente falsa, de que la perspectiva del gen debe ignorar o subestimar la contribución de los cambios (incluyendo 'cambios masivos contingentes') en el entorno selectivo, pero el hecho es que los adaptacionistas a menudo {268} ignoran estas (y otras) complicaciones, por lo que el libro rebosa advertencias contra el razonamiento adaptacionista simplista.

viernes, 11 de enero de 2019

Epílogo (266)

Dawkins, como un filósofo, se refiere principalmente a la lógica de las explicaciones que ideamos para dar cuenta de estos procesos y predecir sus resultados. Pero estas explicaciones son explicaciones científicas, y Dawkins (junto con muchos otros) pretende que sus implicaciones sean resultados científicos, no sólo los principios de una filosofía interesante y defendible. Dado que hay mucho en juego, habrá que ver si esto es buena ciencia, y para eso tenemos que revisar la lógica en las trincheras, donde se recogen los datos, donde los detalles son importantes, donde las hipótesis a una relativamente pequeña escala sobre fenómenos manejables puedan ponerse a prueba de verdad. El Gen Egoísta fue escrito para lectores laicos educados, y planeó sobre muchas de las complejidades y detalles técnicos que una evaluación científica adecuada debe considerar en profundidad. El Fenotipo Extendido fue escrito para el biólogo profesional, pero la escritura de Dawkins es tan elegante y lúcida que incluso los no expertos que estén dispuestos a ejercitar sus cerebros vigorosamente puedan seguir los argumentos, y apreciar la sutileza de los temas.

No puedo resistirme a añadir que para el filósofo profesional es un festín: hay algunas de las más magistrales y sostenidas cadenas de argumentación rigurosa que he encontrado (consulte el Capítulo 5, y los cuatro últimos capítulos), y una serie de ingeniosos y vívidos experimentos mentales (echa un vistazo a la pág. 143, o a la  pág. 241, entre muchos otros). Hay incluso algunas contribuciones de soslayo pero sustanciales en controversias filosóficas soñadas por Dawkins. Por ejemplo, me tomo el experimento mental sobre el control genético de la acumulación de barro por las termitas en pp. 202-203, que proporciona información útil sobre las teorías de la intencionalidad -especialmente en el debate que he tenido con Fodor, Dretske, y otros acerca de las condiciones bajo las cuales el contenido puede atribuirse a mecanismos. En jerga filosófica, la extensionalidad pura reina en la genética, y esto hace que cualquier etiquetado de rasgos fenotípicos 'una cuestión de conveniencia arbitraria', pero, precisamente por eso, nos motiva a llamar la atención sobre los hechos más reveladores de la situación. 

Para el científico, hay predicciones comprobables en abundancia -sobre temas tan variados como, por ejemplo, las estrategias de cópula de la avispa (pp. 78-79), la evolución del tamaño de los espermatozoides (pág. 143), el comportamiento anti-depredador de las polillas (pág. 147), y los efectos de los parásitos en los escarabajos y en los camarones de agua dulce (pág. 216). También hay análisis nítidos y claros -sobre  {267} los problemas acerca de la evolución de las relaciones sexuales, las condiciones del conlicto intra-genómico (o los parásitos genómicos), y muchos otros temas inicialmente contraintuitivos. Su cauta opinión de los escollos que hay que evitar pensando en el efecto de la barba verde y sus vecinos es un vademécum indispensable para cualquiera que se aventure en ese territorio confuso.

viernes, 4 de enero de 2019

Epílogo (265)


Epílogo

por Daniel Dennett


¿Por qué un filósofo escribe un epílogo de este libro? ¿El Fenotipo Extendido es ciencia o filosofía? Es ambas; es ciencia, sin duda, pero también es lo que la filosofía debe ser, y sólo es de manera intermitente: un argumento escrupulosamente razonado que nos abre los ojos a una nueva perspectiva, aclarando lo que era turbio y
mal entendido, y nos da una nueva forma de pensar en temas que pensamos que ya entendimos. Como dice Richard Dawkins al principio, 'puede que El Fenotipo Extendido no sea una hipótesis comprobable en sí misma, pero cambia la forma en que hemos visto los animales y las plantas hasta ahora, y puede hacernos pensar en hipótesis comprobables que de otra manera nunca habríamos soñado' (Pág. 2). ¿Y cuál es esta nueva forma de pensar? No es sólo el 'punto de vista del gen' que se hizo famoso en el libro de Dawkins de 1978, El Gen Egoísta. Construyendo aquí sobre ese fundamento, 'muestra cómo nuestra forma tradicional de pensar en los organismos debe ser sustituida por una visión más rica en la que la frontera entre el organismo y el medio ambiente primero se disuelve y luego se reconstruye (parcialmente) sobre un fundamento más profundo. Voy a mostrar que la lógica ordinaria de la terminología genética conduce inevitablemente a la conclusión de que puede decirse que los genes tienen efectos fenotípicos extendidos, efectos que no necesitan expresarse a nivel de cualquier vehículo en particular' (p. 196).

Dawkins no está proclamando la revolución; está usando 'la lógica ordinaria de la terminología genética', para demostrar una implicación notable de la biología ya firmemente disponible, un nuevo 'teorema central': La conducta de un animal tiende a maximizar la supervivencia de los genes "para"  ese comportamiento, tanto si esos genes están en el cuerpo del animal en particular que lo realiza como si no (p. 233). Al principio de la revelación de Dawkins, la recomendación de que los biólogos adopten el punto de vista del gen tampoco fue presentada como revolucionaria, sino que más bien fue aclarar un cambio de atención que ya había empezado a imponerse en la biología en 1976. Ha habido tanta crítica ansiosa y equivocada de la idea anterior de Dawkins que muchos laicos e incluso algunos biólogos pueden dejar de apreciar cuán pródigo ha sido este cambio de atención. Ahora sabemos que un genoma, como el genoma humano, consiste en, y depende de,  mecanismos de impresionante tortuosidad y el ingenio, no sólo copistas moleculares y editores a prueba de lectura, sino también ilegales, {266} y vigilantes para combatirlos, acompañantes y artistas de la fuga, y extorsionadores y adictos y otros nano-agentes tortuosos, fuera de cuyos conflictos y proyectos robóticos emergen las maravillas de la naturaleza visible. Los frutos de esta nueva visión se extienden mucho más allá de los impactantes titulares casi diarios de nuevos descubrimientos sobre un poco de ADN u otro. ¿Por qué y cómo envejecemos? ¿Por qué enfermamos? ¿Cómo funciona el VIH? ¿Cómo consiguen los cerebros conectarse en el curso del desarrollo embriológico? ¿Podemos utilizar  parásitos en vez de venenos para el control de plagas agrícolas? ¿En qué condiciones la cooperación no sólo es posible, sino probable que surja y persista? Todas estas preguntas vitales y muchas más se iluminan al repensar los temas en términos de los procesos por los que las oportunidades de que los replicadores se repliquen, y sus costes y beneficios asociados, se resuelven solas.

viernes, 28 de diciembre de 2018

Capítulo 14.- Redescubriendo el Organismo (y 264)

Los replicadores que existen tienden a ser los que son buenos en manipular el mundo en su propio beneficio. Al hacerlo, explotan las oportunidades que ofrece su entorno, y un aspecto importante del entorno de un replicador son los otros replicadores y sus manifestaciones fenotípicas. Esos replicadores éxitosos tienen beneficiosos efectos fenotípicos que están condicionados a la presencia de otros replicadores que resultan ser comunes. Estos otros replicadores también tienen éxito, de lo contrario no serían comunes. Por ello, el mundo tiende a quedar poblado por conjuntos mutuamente compatibles de replicadores exitosos, replicadores que conviven bien juntos. En principio, esto se aplica a los replicadores en diferentes acervos génicos, especies diferentes, clases, filos y reinos. Pero una relación de compatibilidad mutua especialmente íntima ha crecido entre los subconjuntos de replicadores que comparten núcleos célulares y, donde la existencia de la reproducción sexual hace que la expresión adquiera significado, que comparten acervos génicos.

El núcleo de la célula como una población de replicadores inquietos que cohabitan es un fenómeno notable en sí mismo. Tan notable, y muy distinto, es el fenómeno de la clonación multicelular, el fenómeno del organismo pluricelular. Los replicadores cuyos efectos interactuan con los de otros replicadores para producir organismos pluricelulares logran para sí mismos vehículos con órganos complejos y patrones de comportamiento. Los órganos complejos y los patrones de conducta son favorecidos en las carreras de armamentos. La evolución de órganos complejos y de patrones de comportamiento es posible porque el organismo es una entidad con un ciclo de vida recurrente, cada ciclo comenzando con una sola célula. El hecho de que cada ciclo se reinicia en cada generación con una única célula permite mutaciones para lograr cambios evolutivos radicales 'volviendo a la mesa de diseño' de la ingeniería embriológica. Además, mediante la concentración de los esfuerzos de todas las células del organismo en el bienestar de una estrecha línea germinal compartida, elimina en parte la 'tentación' de los ilegales por trabajar para su propio bien privado a expensas de los demás replicadores que apuestan por la misma línea germinal. El organismo pluricelular integrado es un fenómeno que ha surgido como resultado de la selección natural en replicadores egoístas primitivamente independientes. Los replicadores que trabajan gregariamente han obtenido recompensa. El poder fenotípico mediante el cual se aseguran su supervivencia es, en principio, extendido y sin límites. En la práctica, el organismo ha surgido como una concentración local parcialmente acotada, un nudo compartido de poder replicador. {265}

viernes, 21 de diciembre de 2018

Capítulo 14.- Redescubriendo el Organismo (263)

Aquí debemos tener cuidado con la herejía del adaptacionismo 'biótico' (Williams 1966). Hemos visto que los recurrentes ciclos vitales de reproducción, es decir, los 'organismos', hacen posible la evolución de órganos complejos. Es demasiado fácil tratar esto {263} como una explicación adaptativa suficiente para la existencia de los ciclos de vida de los organismos, con el argumento de que los órganos complejos son, en algún sentido vago, una buena idea. Una cuestión relacionada es que la reproducción repetida es posible sólo si los individuos mueren (Maynard Smith 1969), pero no deberíamos decir que en consecuencia ¡los individuos mueren como adaptación para mantener en funcionamiento la evolución! Lo mismo podría decirse de la mutación: su existencia es una condición previa necesaria para que se produzca la evolución, pero sin embargo es muy probable que la selección natural haya favorecido la evolución en la dirección de una tasa de mutación cero -afortunadamente no alcanzada- (Williams 1966). El tipo de ciclo vital de crecimiento/reproducción/muerte  -el tipo de ciclo vital del 'organismo' clonal  multicelular- ha tenido consecuencias de largo alcance, y probablemente fue esencial para la evolución de la complejidad adaptativa, pero esto no equivale a una explicación adaptativa para la existencia de este tipo de ciclo de vida. El darwinista debe empezar por la búsqueda de beneficios inmediatos para los genes que promueven este tipo de ciclo de vida, a expensas de sus alelos. Después puede reconocer la posibilidad de otros niveles de selección, pongamos la extinción diferencial de linajes. Pero debe mostrar la misma circunspección en este difícil campo teórico como la que Fisher (1930a), Williams (1975) y Maynard Smith (1978a) aportaron a las sugerencias análogas sobre que la reproducción sexual está allí porque acelera la evolución.

El organismo tiene los siguientes atributos. Tanto si es una sola célula como si es pluricelular, sus células son parientes genéticos cercanos uno del otro: son descendientes de una sola célula madre, lo que significa que tienen un ancestro común más reciente entre sí que con las células de cualquier otro organismo. El organismo es una unidad con un ciclo de vida que, por complicado que sea, repite las características esenciales de los ciclos de vida anteriores, y puede mejorarlos. El organismo consiste  en células de la línea germinal, o contiene células de la línea germinal como un subconjunto de sus propias células, o, como en el caso de una obrera estéril en insectos sociales, está en condiciones de trabajar por el bienestar de las células de la línea germinal de organismos estrechamente emparentados.

En este capítulo final no aspiro a dar una respuesta completamente satisfactoria a la existencia de los grandes organismos pluricelulares. Quedaré contento si puedo despertar nueva curiosidad sobre la cuestión. En lugar de aceptar la existencia de organismos y preguntar cómo las adaptaciones benefician a los organismos que las despliegan, he tratado de demostrar que la existencia misma de los organismos debe ser tratada como un fenómeno que merece explicación por derecho propio. Existen replicadores. Eso es fundamental. Puede esperarse que sus manifestaciones fenotípicas, incluyendo las manifestaciones fenotípicas extendidas, funcionen como herramientas para mantener a los replicadores existentes. Los organismos son ensamblajes grandes y complejos de este tipo de herramientas, conjuntos compartidos por grupos de replicadores que, en principio, no tienen por qué ir por el mundo juntos, pero de hecho van por el mundo juntos, y comparten un interés común en la supervivencia y reproducción del organismo. En este último capítulo, además de llamar la atención sobre la necesidad {264} de explicar el fenómeno del organismo, he tratado de esbozar la dirección general hacia la que podemos continuar la búsqueda de una explicación. Es sólo un boceto preliminar, pero, en lo que valga, aquí lo resumo.

viernes, 14 de diciembre de 2018

Capítulo 14.- Redescubriendo el Organismo (262)

La segunda posibilidad que surge de la asunción de un cuello de botella de dos células en la base de cada planta es que el patrón de desarrollo de la especie podría ser tal que ciertos órganos de la planta fueran siempre los descendientes mitóticos de una de esas dos células. Por ejemplo, las células del sistema de raíces podrían desarrollarse a partir de una célula en la parte inferior del estolón, mientras que el resto de la planta se desarrollaría a partir de la otra célula, en la parte superior del estolón. Aún más, si la célula inferior siempre desciende de una célula de la raíz de la planta madre, mientras que la célula superior es reclutada de una célula sobre el suelo en la planta madre, tendríamos una situación interesante. Las células de la raíz serían en general primas más cercanas de otras células de la raíz en la población de lo que lo serían de las células del tallo y de las hojas en su 'propia' planta. La mutación podría abrir la posibilidad de un cambio evolutivo, pero sería una evolución a dos niveles. Los genotipos bajo tierra podrían evolucionar aparte de los genotipos por encima del suelo, independientemente de la aparente pertenencia conjunta a 'plantas' concretas. Teóricamente, podríamos incluso tener un tipo de 'especiación' dentro del organismo.

 En resumen, lo relevante de la diferencia entre el crecimiento y la reproducción es que la reproducción permite un nuevo comienzo, un nuevo ciclo de desarrollo y un nuevo organismo, que puede ser una mejora, en términos de la organización fundamental de la estructura compleja, respecto a su predecesor. O, por supuesto, puede no ser una mejora, en cuyo caso su base genética será eliminada por la selección natural. Pero el crecimiento sin reproducción ni siquiera permite la posibilidad de un cambio radical a nivel de los órganos, ya sea en dirección de la mejora o la inversa. Sólo permite retoques  superficiales. Usted puede modificat un Bentley [Nota del Traductor: la marca de coches Bentley es la sucesora directa de Rolls Royce, tras haber sido ésta última adquirida por Volkswagen. Por tanto, presenta solo cambios menores respecto a la original] en desarrollo hasta convertirlo en un Rolls Royce completamente acabado alterando simplemente el proceso de montaje en el punto final en el que se añade el radiador. Pero si usted quiere transformar un Ford en un Rolls Royce, debe comenzar en la mesa de diseño, antes de que el coche comience definitivamente a 'crecer' en la cadena de montaje. La cuestión sobre los recurrentes ciclos reproductivos de la vida y, por tanto, implícitamente, la cuestión sobre los organismos, es que permiten repetidos retornos a la mesa de diseño durante el tiempo evolutivo.

viernes, 7 de diciembre de 2018

Capítulo 14.- Redescubriendo el Organismo (261)

Podría pensarse que, si ocurriera con regularidad que determinadas subpoblaciones de células en áreas concretas de la planta fueran un clon, descendiente de un único ancestro mitótico, podrían evolucionar mejoras en la estructura de los órganos. Por ejemplo, el estolón que da lugar a una nueva 'planta' podría ser un meristemo de frente amplio, pero aún podría ser el caso de que cada hoja surgiera de una sola célula en su propia base. Una hoja, por tanto, podría ser un clon de células más estrechamente emparentadas entre sí que con las células de cualquier otro lugar en la planta. Dado el carácter común de la mutación somática en las plantas (Whitham y Slobodchikoff en prensa), ¿no podría imaginarse, por  tanto, la evolución de la mejora de la adaptación compleja en el plano de la hoja, si no a nivel de toda la planta? Ahora bien, un genetista podía distinguir una población genéticamente heterogénea de hojas, cada una compuesta de células genéticamente homogéneas, así que ¿por qué no podría la selección natural actuar entre hojas con éxito y hojas sin éxito? Si la respuesta a esta pregunta fuera afirmativa, tendría su lógica; es decir, si pudiéramos afirmar que la selección vehícular actuará a cualquier nivel en la jerarquía de unidades multicelulares, dado que las células dentro de una unidad tienden a ser genéticamente uniformes en comparación con las células de otras unidades del mismo nivel. Sin embargo, por desgracia, algo ha quedado fuera del razonamiento.


Se recordará que clasifiqué los replicadores en replicadores de la línea germinal y replicadores sin salida. La selección natural tiene como resultado que algunos replicadores son cada vez más numerosos a expensas de replicadores rivales, pero esto conduce a un cambio evolutivo sólo si los replicadores están en las líneas germinales. Una unidad multicelular se describe como vehículo, en un sentido evolutivamente interesante, sólo si al menos algunas de sus células contienen replicadores de la línea germinal. Las hojas normalmente no obtienen esa calificación, porque sus núcleos contienen sólo replicadores sin salida. Las células de las hojas sintetizan sustancias químicas que en última instancia benefician a otras células que contienen copias de la línea germinal de los genes de la hoja, los genes que dieron a las hojas sus fenotipos característicamente frondosos. Pero no podemos aceptar la conclusión del párrafo anterior, que la selección de vehículos entre las hojas, y la selección entre los órganos en general, podría actuar
sólo si las células en un órgano fueran primas mitóticas más cercanas que las células en diferentes órganos. La selección inter-hoja podría tener consecuencias evolutivas sólo si las hojas generaran directamente hojas hija. Las hojas son órganos, no organismos. Para que se produzca selección entre órganos, es necesario que los órganos implicados ​​tengan sus propias líneas germinales y se reproduzcan por sí mismos, y normalmente no lo hacen. Los órganos son partes de los organismos, y la reproducción es una prerrogativa de los organismos.


Para mayor claridad, he sido un poco radical. Podría haber una serie de intermediarios
entre mis dos plantas tipo fresa. Se dijo que el espolón de la especie M es un meristemo de frente amplio, mientras que el espolón de la especie S se redujo a un cuello de botella de una sola célula en la base de cada planta nueva. Pero ¿y si hubiera una especie intermedia con un cuello de botella de dos células en la base de cada nueva planta? Aquí hay dos posibilidades principales. Si el patrón de desarrollo es tal que sea impredecible cuáles células en la planta hija descenderán {262} de cuál de las dos células madre, el argumento que he enunciado acerca de los cuellos de botella del desarrollo simplemente se debilitará cuantitativamente: pueden darse mosaicos genéticos en la población de plantas, pero todavía habrá una tendencia estadística para que las células estén genéticamente más cerca de los demás miembros de la misma planta que de las células en otras plantas. Por tanto, aún podemos hablar con sentido sobre selección de vehículos entre las plantas en una población de plantas, pero la presión de selección inter-planta tendrá que ser fuerte para superar la selección entre las células dentro de las plantas. Esto es, por cierto, análogo a una de las condiciones para que opere la 'selección de grupo-parentesco' (Hamilton 1975a). Para establecer la analogía, sólo tenemos que ver la planta como un 'grupo' de células.

viernes, 30 de noviembre de 2018

Capítulo 14.- Redescubriendo el Organismo (260)

Ambas especies hipotéticas del tipo fresa se propagan vegetativamente, por estolón. En ambas hay una población de lo que parecen ser distintas y reconocibles 'plantas' conectadas por una red de estolones. En las dos especies, cada 'planta' (es decir, ramet) puede dar lugar a más de una planta hija, por lo que tenemos la posibilidad de un crecimiento exponencial de la 'población' (o del crecimiento del 'cuerpo', dependiendo del punto de vista). A pesar de que no hay sexo, puede haber evolución puesto que a veces se producirán mutaciones en las divisiones celulares mitóticas (Whitham y Slobodchikoff, en prensa). Ahora viene la diferencia crucial entre las dos especies. En la especie M (por muchas, o multicelular, o meristema), el estolón es un meristema pluricelular de frente amplio. Esto significa que dos células en una sola 'planta' pueden ser las descendientes mitóticas de dos células diferentes en la planta madre. Por tanto, en términos de ascendencia mitótica, una célula puede ser una prima más cercana de una célula en otra 'planta' de lo que es de otra célula en su propia planta. Si la mutación ha introducido la heterogeneidad genética en la población de células, esto significa que las plantas individuales pueden ser mosaicos genéticos, con algunas células que tienen parientes genéticos más estrechos en otras plantas que en la propia. En un momento vamos a ver las consecuencias de esto para la evolución. Mientras tanto, vamos a fijarnos en la otra especie hipotética. 

La especie U (por única) es exactamente igual a M, excepto que cada espolón culmina en una sola célula apical. Esta célula actúa como el antepasado mitótico basal de todas las células de la nueva planta hija. Esto significa que todas las células en una planta dada son primas más cercanas entre sí de lo que son respecto a las células en otras plantas. Si una mutación introduce heterogeneidad genética en la población de células, habrá relativamente pocas plantas mosaico. Más bien, cada planta tenderá a ser un clon genéticamente uniforme, pero puede diferir genéticamente de algunas otras plantas, mientras que todavía sea genéticamente idéntica a otras tantas. Habrá una verdadera población de plantas, cada una de los cuales tiene una genotipo característico de todas sus células. Por tanto, es posible concebir la selección, en el sentido en que he llamado 'selección de vehículos', actuando a nivel de toda la planta. Algunas plantas enteras pueden ser mejores que otras, debido a sus genotipos superiores. 

En la especie M, sobre todo si los espolones son meristemas de muy amplio frente, un genetista no discernirá de ninguna manera una población de plantas. Verá una población de células, cada una con su genotipo. Algunas células serán genéticamente idénticas, otras tendrán diferentes genotipos. Se podría dar una forma de selección natural entre las células, pero es difícil imaginar selección entre las 'plantas', porque 'la planta' no es una unidad que pueda ser identificada por tener su propio genotipo característico. Por el contrario, toda la masa de vegetación apretada tendrá que ser considerada como una población de células, con las células de cualquier genotipo salpicadas desordenadamente por las diferentes 'plantas'. La unidad que he denominado el 'vehículo del gen', y que Janzen ha llamado el 'individuo evolutivo', será, en tal caso, no mayor que la célula. Serán las células los competidores genéticos. La evolución puede tomar la forma de mejoras en la estructura celular y en la fisiología, pero es difícil ver cómo podría tomar la forma de mejoras en las plantas individuales o en sus órganos. {261}